Londres, París, Hong Kong: ¡Dios mío!